Polémica con “Chernobyl”, la serie del momento

ALERTA DE SPOILER. Después del convulsionado y polémico final de “Game of Thrones”, HBO encontró un éxito inesperado en “Chernobyl”, la miniserie que retrata la tragedia de la explosión del reactor nuclear de la Unión Soviética, en 1986, a través de cinco capítulos.

Sin embargo, a pesar de contar con una excelente crítica, también comenzaron a alzarse voces que hablan sobre las “licencias” que se tomaron los autores y como se da por cierta, información errónea.

Anuncios

“Chernobyl” cuenta los acontecimientos ocurridos el 26 de abril de 1986 en la central atómica Vladimir Ilich Lenin, en el norte de Ucrania y las polémicas decisiones políticas de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), frente al peor accidente nuclear del siglo pasado.

El accidente en la planta de Chernobyl liberó material radioactivo por toda Bielorrusia, Rusia y Ucrania, llegando hasta Escandinavia y Europa del Este, dejando como consecuencia altos índices de radioactivad en las personas que vivían en el lugar y sus alrededores.

Sin embargo, muchos expertos indican que la trama principal contiene varias discrepancias que distorsionan los hechos, cambiando la historia para hacerla más atractiva para el espectador.

Así, según Adam Higginbotham, autor de un libro “Midnight in Chernobyl: The Untold Story of the Greatest Nuclear Disaster”, «hay mucha ficción y exageración para un efecto dramático”. “En realidad -afirma el escritor-, sería injusto decir que las disputas sobre las consecuencias de la explosión se desarrollaban principalmente entre los investigadores y los funcionarios. La comisión gubernamental estaba integrada por numerosos ministros, científicos y oficiales militares, y el verdadero conflicto fue entre dos científicos de alto nivel”.

“Además -continua Higginbotham-, la KGB, que actúa en ‘Chernobyl’ como un obstáculo para el estudio de las causas de la tragedia, de hecho, coordinaba la investigación y no había necesidad de que una cruzada de denunciantes descubriera las causas del accidente».

Otro detalle de la serie, es el personaje de Ulana Khomyuk (Emily Watson), que en realidad nunca existió. Asimismo, según del crítico televisivo Mike Hale, tampoco es creíble su historia ya que “está en todas partes al mismo tiempo, irrumpiendo en la comisión investigadora, participando en reuniones con Gorbachov, haciendo redadas en los archivos del Gobierno, entrevistando a ingenieros en sus camas de hospital, descubriendo sin ayuda la historia secreta del reactor defectuoso».

Sin embargo, las voces en contra y la polémica no mitigan el éxito de la serie que tuvo una muy buena recepción en el público y se ha convertido en un verdadero suceso, a tal nivel que se ha incrementado el turismo hacia la destruida central nuclear. En tanto que Rusia está en desacuerdo con la versión de la historia y ya informó que hará otra serie con su versión de los hechos.

Anuncios

Deja un comentario