‘ATAV’: Bruno entre la espada y la pared

Torcuato (Vicuña) ha perdido en todos los flancos. Por primera vez se muestra quebrado y vulnerable, hasta el punto de derramar unas lágrimas. Aldo (Heredia), su esposa y hasta su propia hermana lo han traicionado; su vida política está acabada. Para colmo de males, debe presentarse ante el tribunal acusado de un sinnúmero de cargos, desde explotación sexual hasta negociados espurios. La única que permanecerá a su lado será Mecha (Fandiño), quien además le traerá una solución para adoctrinar a aquellos promotores de su ahora decadencia. El primero en la lista es Moretti; su punto débil: Raquel (Suárez).

La polaca, las chicas del Varsovia, Lucía (Chaves) y hasta la propia Alicia (Funes) son citadas a declarar en calidad de testigos a partir del relato en primera persona escrito por la joven Morel.  Sin embargo, Raquel verá trunca la posibilidad de dar su testimonio: alguien evitará que pueda incriminar a Torcuato y al propio Trauman (Mirás).

Anuncios

Aldo le advierte a Bruno (Baró) que su cercanía a Lucía puede traerle inconvenientes con Francesca (Sánchez). El catalán jura que solo se debe a que ambos son padres del pequeño Pedro; su corazón pertenece a su aguerrida y fiel esposa

Anuncios

Deja un comentario