Carolina Amoroso reveló el momento más difícil que le tocó vivir cubriendo la guerra: «Me pasó algo muy fuerte con…»

Carolina Amoroso que realizó la cobertura en Ucrania, epicentro del último conflicto bélico que mantiene al mundo en vilo, relató las escenas de terror que se vivieron en ese país. En diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad, narró historias de guerra y confesó que no dormía y que se vivía “un aire de desesperación en la huída masiva”. “No tomamos dimensión del dolor y el terror, y el trauma actualizado”, expresó.

“Me pasó algo muy fuerte con las mujeres, una vez una mamá en un supermercado estaba entre los 25 y 30 años, sentimos un golpe contra un vidrio, estaba hablando por teléfono, tiró el café que tenía en la mano empezó a gritar, a  tirarse el pelo, a llorar y la nena que estaba al lado la abrazaba y lloraba. Ahí después me tradujeron que a esa joven mamá le habían matado a su papá, y ver a esa nenita mirando pasmada a su mamá, necesitando que la contuvieran y al mismo tiempo esa mamá siendo hija tratando de entender lo que pasaba”, recordó durante el ciclo radial Por si las moscas.

Anuncios

Asimismo, relató también que “en un momento estábamos en una estación de tren, con desesperación, la tensión, mientras sonaban las sirenas antiaéreas, faltaban pocas horas para el toque de queda, la gente no tenía dónde ir”. “Ahí es donde desde el ángulo humanitario y ves la humillación en sus ojos, ves el dolor, ves lo violenta que se puede poner la gente y como empiezan las discusiones”, precisó en la entrevista.

En esta línea recordó que “yo estuve transmitiendo toda la madrugada en TN, y me di cuenta que estaba raro el ambiente, que no era solo la tensión de la amenaza”. “Las madres cargando a sus bebés, tratando de darle sentido a algo sin sentido, ponerle fuerza y amor a algo que es desolador, muchas veces dejando un amor atrás, un padre que no se sabe cuándo va a volver”, destacó al relatar las penurias de las que fue testigo.

Por último explicó que “cuando vos vas en el sentido opuesto es impresionante, fue el éxodo de más rápido crecimiento después de la segunda guerra mundial”. “Ver a la gente dejando tirados los autos en la fila y siguiendo a pie, es muy fuerte y es una responsabilidad ser testigo de eso. Te da un aprendizaje y una transformación”, finalizó.

Anuncios

Deja un comentario