Andrea Pietra presentó a su hija adoptada en Haití

Tras una larga búsqueda de embarazo, en el 2010, Andrea Pietra y Daniel Grinbak decidieron adoptar una bebé. Se llamaba Stephanie, tenía tres meses y era de Haití. Y, si bien Andrea varias veces había hablado del tema, hoy por primera vez la presentó en el programa de TN «David y Goliat» y tuvo una profunda charla con su conductora, María Laura Santillán.»Agradezco no haberme embarazado -aseguró Pietra-, ella es lo más hijo mío que puede existir. Tenemos el mandato de que por ser mujeres tenemos que poder parir, cómo si fuera fácil, hay sólo un 10% de probabilidades por mes de quedar embarazada. Ser madre no tiene que ver con parir un hijo, sino con el oficio divino de ejercer un rol, con todo el amor que hay en tu corazón. Siempre digo que desde que llegó Stephanie yo me siento cada vez más feliz. Antes yo hice todo tipo de tratamientos, durante 10 años, el in vitro en si es desgarrador, muy desmoralizador».

En cuanto a por qué adoptó en Haití explicó: «Un día un amigo me habló de alguien que había adoptado allá, me pasó los datos y dejé el tema en el freezer por un año, hasta le pasé los datos a una amiga que adoptó antes que yo. Un día llamé y arranqué el trámite, se hace todo por cancillería. En ese momento era más fácil porque Haití había sufrido el terremoto y estaba devastado, había más de 900 orfanatos. Yo presenté una carpeta y enseguida me dijeron a quién me iban a dar, no me importaba que fuera nena o nene, sí quería que fuera lo más chico posible para criarlo. Stephanie estaba en un orfanato desde los 20 días. Cuando se iniciaron los trámites yo no podía viajar porque estaba trabajando, así que Daniel iba y venía todo el tiempo. Allá dormía en el piso, sin comer y sin bañarse, pero desde que la vio no la pudo dejar. Ella vino al país cuando tenía seis meses, tenía mucha necesidad de amor. Ella se llama Stephanie, pero quiere que la llamemos Any, y yo siempre dije que si tenía una hija le iba a poner Ana.»

Anuncios

Andrea, también contó cómo le dijo a Stephanie que es adoptada: «le expliqué que yo no pude tener un bebé en mi panza y que ella nació de la panza de otra mujer, que la dejó en otro lugar para que la cuidaran hasta que nosotros la fuéramos a buscar. Una panza dura nueve meses, nuestra vida juntas va a durar muchos años. Yo le hice una carpeta con toda su historia. La idea es que esté conectada con su cultura, que mantenga su identidad». Asimismo, incentivó la adopción: «¿por qué perderse la tarea de ser madres cuando hay tantos niños que no tienen una. Yo quería ser mamá, no sé si quería tener una panza, quería el bebé, al hijo». El programa tuvo picos de 2,2 en una noche de bajo encendido.

Anuncios

Deja un comentario