Andrea Rincón: «Con Julieta Ortega somos como novias sin sexo»

La actriz, Andrea Rincón, habló de su integración al elenco de “Un gallo para Eculapio”, de su amistad con Julieta Ortega y de su vida personal tras la decaída que tuvo en su tratamiento de recuperación del consumo problemático de sustancias. “Con Julieta Ortega, somos como novias sin sexo, nos reímos mucho porque nos cumplimos el rol de parejas, parecemos novias, pero sin nada”, expresó. 
 
En diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad, sostuvo que “tengo amigas de toda la vida, pero viste que lo que me pasa con Julieta no me pasa con Nadie, porque nos queremos mucho, sentimos mucho amor una por la otra”. 
 
En este sentido se refirió a Martin Ortega, quien le informó que “se incorpora a ‘Un Gallo para Esculapio’”. “Hace rato que tenía ganas de trabajar en Underground desde que me dijeron de hacer algo en ‘Educando a Nina’ y no pude porque salían pegadas con La Leona”, manifestó. Al tiempo que, en referencia al día que visitó el living de Susana Giménez para hablar, entre otras cosas, de su salud, reveló que “el día de Susana (Giménez) fue ahí que vino Bruno Stagnaro”. “Por ahí ya lo tenían pensado o se dieron cuenta que daba para un personaje que es muy lindo, muy atractivo y me encanta”, hipotetizó. Y continuó el relato: “Me llamaron para hacer una prueba, hubo muchas actrices, y me hizo feliz, y más después de lo que pasó”.
 
En cuanto a las hipótesis que tiene acerca de cómo la sumaron al proyecto, analizó que “no sé si ya tenían pensado llamarme y ese día se dieron cuenta que estaba apta para trabajar, pero la verdad es que estoy feliz”. “Va a ser muy muy grosso, leí la historia y la verdad que leo un capitulo y ya me estoy comiendo otro porque es una historia apasionante”, anticipó, y agregó que “mi personaje se llama Vanesa, no puedo ni quiero contar mucho pero les puedo decir que Vanesa es una buena piba aunque le gusta trepar un poquito”. “A mediados de enero arrancamos a grabar, la protagonizan Luis Brandoni y Peter Lanzani”, detalló.
 
En cuanto a su decisión de dejar la marquesina de vedette para dedicarse a la ficción en televisión y cine destacó que “nada llega solo, hubo un gran esfuerzo de mi parte, este objetivo lo tengo hace muchos años, apunté y fui a ese lugar sin parar”. “Tuve que hacer una inversión muy grande”, aseguró. Y especificó que “en el trabajo que hacía antes tenía la mejor cotización, estaba entre las mejores pagas, como vedette me fue muy bien”. Empero enseguida señaló que “pero ahora estoy arrancando como desde abajo y mi currículum ni se compara con otras actrices argentinas”. 
 
Asimismo admitió que “realmente lo reconozco, toda las producciones teatrales me buscaban a mí y yo podía decidir con quién trabajar y en este caso fue empezar de cero”. “Pero para acercarse a lo que uno quiere hay que tomar decisiones, para conseguir cosas hay que dejar otras y es muy difícil”, aseguró. A la vez que enfatizó que “pasa por la ambición que tenga uno, si mi ambición era la plata, podía seguir como vedette, pero el dinero no me da felicidad, yo estoy yendo por mi sueño, hay que jugársela, no me gustaba lo que hacía antes”.
 
Por último, afirmó que “acá el laburo se reduce cada vez más y hay muchas latas extranjeras, tenía muchas películas para hacer y el INCAA no entregaba subsidios”. “Es un laburo más difícil en el momento que estamos viviendo, y mucho más el esfuerzo que tenés que hacer y el país no está pasando también por su mejor momento, pero habrá que poner el pecho y aguantarla”, concluyó.

Anuncios

Deja un comentario