Desde Adentro: conocé todos los secretos de “100 Días para Enamorarse”

Y por fin llego el mensaje.

-“Podes el lunes? te espero a las 11 hs en Martinez”

Puse la dirección en el GPS, autopista y con algunas vueltas de mas, llegue a los estudios de Telefe donde se graba “100 Dias Para Enamorarse”

Me recibe Luciana Mactas, prensa de Telefe. Caminamos un poco mas y la realidad se desdobla: de un lado nosotras, y del otro lado cobra vida la ficción.

Esta Diego abrazando a Antonia y a Juan, por como están vestidos, entiendo que es el día de graduación. Todo es emoción y silencio sostenido, hasta que se escucha un “grande PA, nos hiciste emocionar a todos” que se confunde con aplausos y festejo de final de escena.

img_1233

Decir que Luciano Castro es lindo, es una obviedad, pero es el cariño de sus compañeros el que le da a su presencia una fuerza especial en el lugar.

Se acerca y se predispone a responder sin vueltas: “no voy a intelectualizar la ficción” me dice, ”desde la primera escena en la terraza, donde estábamos todos con frío, ya nos dimos cuenta de lo que teníamos” continua.

“Es importante el grupo, saber que con tus compañeros podes hablar otras cosas ademas de trabajo” sintetiza.

img_1230

Saludo a Maite Lanata, todavía esta vestida como Juan, vamos a su camarín y me cuenta  “en la calle me dicen gracias”.

Sin dudas la historia de Juan marcó una nueva manera de contar en tv, sumo mucha información, ayudó a la inclusión y dio visibilidad a una parte de la sociedad que nadie miraba.

“Le encontré un tono de voz, incorporé gestos masculinos para que se note su presencia aunque la escena no tenga letra” dice Maite entusiasmada.

img_1229

La puerta esta entreabierta y veo como maquillan a Carla Peterson, aprovecho para hablar con Amelie Coral y Vanda Varela, encargadas de vestuario que la esperan.

“Los estilos son muy marcados, Laura nunca iría a trabajar en jean y zapatillas, y salvo los básicos, jamás repito un conjunto, o vestido, aunque todas nos sentimos más Antonia nos encanta como se viste Laura” dicen.

Mientras todos se preparan para grabar la siguiente escena, me meto en la cocina de Antonia, en el cuarto de Juan, sigo el recorrido como una vecina curiosa y llego al departamento de Laura y Gastón, todo está separado por caminitos de madera, cada lugar es tan real que es inevitable pensar podría quedarme a dormir ahí sin ningún problema.

Hable con Julia Freid, arquitecta encargada de toda la ambientación: “bocetos, obra y detalles finales en general llevan 4 meses de trabajo. El estudio tiene 1200 metros2 y armamos 5 decorados grandes” .

Saludo a Juan Minujin, me doy vuelta y veo a Verónica Llinás como jamás se vestiría Veronica Llinás, pero si su Alicia: “me encanta hacer de viejas de mierda” dice.

100 Días… tiene varias historias, pero hay una que sin duda es el alma de esta ficción: la amistad incondicional entre Laura y Antonia, por eso en cada capítulo, pase lo que pase, vamos a tener una escena con ellas dos juntas.

Son distintas. Nancy Duplaá acorta distancias, sonríe cómplice y confiesa que los zapatos son hermosos pero difíciles de andar; Carla Peterson, también sonríe hermosa pero su mirada dice “hasta acá”, se la ve relajada y divertida con el equipo que la rodea.

Sentadas alrededor de la mesa del estudio Guevara Contenpomi, están Nancy y Carla leyendo guiadas Mariano Ardanaz, director histórico de Underground: “hacemos 15 o 16 escenas por días, se pasa la letra, ensayo de cámara y se graba” explica.

Rodeadas de luces, micrófonos, técnicos y asistentes, las dos dicen el parlamento marcado pero de pronto dejo de escucharlas, se desdobla la realidad otra vez, y las que hablan cómplices , entre risas y cercanas, son  Antonia y Laura.

Llega la hora del almuerzo, se cambian los zapatos, relajan y vuelven a ser ellas. Sin perder la complicidad de sus personajes, las veo irse caminando juntas por el pasillo.

Los autores ya  escribieron el final, las grabaciones terminan el 30 de noviembre y seguramente a mediados de diciembre llegara el último capítulo,

100 días nos deja una TV que se anima, que fue por más y se jugó en cada historia que quiso contar.

Nilda Sarli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s