Conocé la historia de Agustina, la última eliminada de «Bake off Argentina»

Es muy auto exigente, obsesiva del orden en la cocina y fanática de la estética en sus preparaciones. Agustina Guz, se ganó el corazón de todos a fuerza de sinceridad y empeño. La sommelier de Ramos Mejía se quedó a un paso de entrar en la final más polémica de «Bake off Argentina».

Su experiencia como catadora de vinos la llevó a utilizar su conocimiento en las preparaciones. Con una fuerte personalidad, desde el comienzo marcó los límites con los participantes y el jurado. En la primera gala dio una pauta de quién era «la próxima le pongo fuegos artificiales al postre, así algo sobresale, no sé».

Anuncios

Su primer acercamiento con la pastelería fue en el año 2010 en una escuela municipal pero lejos está de ser una profesional en la materia. Su constancia e innovación la llevó por fin a ganarse el delantal celeste que se lo entregó nada más y nada menos que Agus.

Si  bien el clima que se respiró en la grabación del reality fue muy ameno, Agustina se hizo muy amiga de Damián y su complicidad sigue hasta el día de hoy, un año después de haber participado del programa. Hoy quedó fuera de la final, en un contexto de polémica, pero claramente se convirtió en la elegida de la gente.

 

Anuncios

Deja un comentario