La decisión que tomaron los productores de «Outlander» por el coronavirus

Sin dudas, “Outlander” es uno de los romances televisivos más intensos de los últimos tiempos y que se ha convertido en todo un fenómeno. Y es por eso que los fans celebraron que trascendió hace unos meses la noticia de la confirmación de dos precuelas.

La serie logró convertirse, a través del tiempo, en todo un fenómeno. Y esta semana estuvo en el centro de la escena por la decisión que tomaron los productores a días de comenzar a grabar la sexta temporada. Se sabe que el coronavirus retrasó y complicó todos los planes de la mayoría de las ficciones pero para evitar casos dentro del rodaje, los responsables montaron un centro de pruebas COVID privado en sus estudios de Escocia.

Anuncios

El laboratorio, cuya construcción costó unas 150.000 libras, se armó en el estacionamiento de los estudios de cinematográficos Wardpark en Cumbernauld, Lanarkshire, donde habitualmente se filma el drama. El objetivo es poder realizar pruebas regularmente a los miembros del reparto y del equipo en busca de posibles positivos para que pueda comenzar el rodaje de la nueva temporada este mismo mes sin tener que renunciar a nada ni nadie.

Desde sus protagonistas, Sam Heughan y Caitriona Balfe, a todo el personal se someterán a pruebas rápidas hasta tres veces por semana y sólo podrán continuar trabajando si el resultado es negativo.

Anuncios

Deja un comentario