En medio de la polémica con Silvina de «Bake Off», habló el chef que le dio clases: «Ella llegó como…”

Luego de que revelaran que una de las participantes de Bake Off Argentina aparentemente sería cocinera profesional y se desatara la polémica a pocos días de la primera edición de Bake Off Argentina, salió a hablar el chef profesional Pablo Lambertini, quien le habría impartido clases de pastelería a la participante que se encuentra en el centro de la polémica, Silvina Santarelli. En diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad Lambertini expresó que “nunca tuvo objetivos profesionales ni comerciales, es curiosa”.

Asimismo, confesó que fue fuerte que las repercusiones de la polémica lo vincularan de esta curiosa manera al contar que “me están mandando extractos de programas donde nunca pensé estar. Pero no pasa nada”. “Es alumna mía Sil de hace mucho tiempo, no porque venga a todos los cursos que doy, sino que cada tanto que doy algún curso, llegó a algunas clases. Pero entiendo que el que fue ahí es una persona interesada en la cocina que alguna vez leyó sobre cocina o tomó clases de cocina”, manifestó al reconocer que si bien la participante tomó clases, es algo lógico que se mostrara con inquietudes culinarias.

Anuncios

“Ella llegó a mis clases como una alumna más, de las tantas que tuve. Ella es muy curiosa y muy habilidosa. A mis clases vienen profesionales y amateurs, y como en todo hay gente que tiene más o menos talento. En las clases participativas se notaba que le interesaba mucho el tema y eventualmente he ido al country donde vive ella con un grupo de amigas de ella que también tomaron clases y les dí clases”, precisó sobre el vínculo que mantiene con Silvina a quien describió como “una alumna más”.

Durante el ciclo radial Por si las moscas, fue determinante al referirse a la polémica: “Ella nunca tuvo objetivos profesionales, ni un emprendimiento, siempre aprendió para hacer recetas en su casa y para su familia. Nos hicimos buenos amigos, tuve suerte de conocer a su familia, pero en ningún momento me manifestó intenciones de comercializar con la cocina y hacer de eso un negocio”. E indicó que la comparación a la que se la somete en relación a lo acontecido con Samantha Casais en la edición anterior “no es viable”: “Samantha había trabajado y cobrado por trabajos de cocina, no es lo mismo. No es lo mismo que hacer un curso específico de tartas dulces, o sólo -por ejemplo- hacer algún tipo de postre. Es muy distinto, y muy fácil de comprobar. Eso marca la diferencia de que la persona es o no profesional”.

Anuncios

Deja un comentario