Más Justicia menos Rating

barbie_velez2.jpg_78504208

En el último mes vimos como el programa Intrusos se convirtió en el tribunal televisado de casos vinculados según sus denunciantes en violencia de género.

Caso Bal Velez 

Anuncios

Supuesta violencia de género, denuncias en comisarias, departamentos destrozados y la morbosa tentación de querer saber siempre un poco más sobre lo que le pasa a los famosos.

Toda la televisión y cuando digo toda es toda, desde los programas de espectáculos hasta los noticieros llenaron horas y horas y horas,  especulando con el moretón de la nota de la revista Gente. ¿ Por qué? La respuesta es sencilla: porque MIDE.

En esta tele que se va a armando sobre la base del minuto a minuto, los programas en vivo estiran o acortan de acuerdo a los números de rating. Y este tema mide.

Barbie en Gente, Fede en Infama o Intrusos, habla Carmen, tweetea el padre y así se va construyendo una novela que no termina más con un contenido muy complejo: violencia de género. Denuncias de por medio, la Justicia dicta una perimetral, los dos al Bailando y polémica que se termina cuando ella decide dejar Showmatch.

Caso Escudero Amestoy

Ayer vimos como Silvina Escudero utilizaba Intrusos como un juzgado, haciendo varias acusaciones contra su ex Martín Amestoy. «Tener una persona que te dice que no podés ir de determinada manera vestida, que sos gorda, que tenés celulitis, que te creés linda porque sos ‘Silvina Escudero’, ¿eso no es violencia?», dijo entre otras cosas, hasta quebrarse. Ayer, el rating no acompañó como con en el caso de Barbie Velez, podríamos hacer miles análisis, la cosa es que la gente le dijo NO a una testimonio así.

Lo más preocupante es la especulación: la manera en que algunos programas y famosos, no todos, tratan el tema de la violencia de género. La Defensoría del Público recomienda en la cobertura informativa de hechos de violencia, en donde se difunden todo tipo de hipótesis que tienen un impacto a largo plazo en la vida de las personas implicadas o de quienes están mirando, que se tenga en cuenta la protección de derechos como la dignidad y la reputación, y el respeto al principio de inocencia.
Lo extraño en estos dos casos es como prefieren los programas de tv antes que los tribunales, los minutos de cámara a una denuncia concreta. Si estas cosas se dirimieran en la Justicia, nada tendrían que hacer en los medios. Cuando la tele se vuelve un tribuna que juzga algo anda mal, seguramente teoría que en la práctica mata el minuto a minuto.
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Sol dice:

    Y no somos sólo los televidentes, la misma justicia pide los tapes del programa! Es lamentable pero aveces si no se llega al medio televisivo la justicia no actúa por si misma, los televidentes sólo estamos del otro lado creyendo o no, después queda en manos de los «grandes» o responsables de que cada denuncia sea tratada como se debe

Deja un comentario