Un año sin Natacha Jaitt: el dolor de sus últimos meses

El 23 de febrero de 2019 nos despertamos y sorprendimos con una noticia inesperada: Natacha Jaitt estaba muerta, y su cuerpo sin vida yacía en un complejo llamado “Xanadu”, en Villa La Ñata.

En un comienzo la información fue confusa, se habló de un llamado al 911 poco antes de las dos de la mañana para alertar sobre una mujer “desvanecida” ¿Era una reunión de trabajo? ¿Una fiesta? ¿Cuánta gente realmente estaba en el lugar? ¿Si era una reunión de trabajo por qué estaba desnuda en una de las habitaciones? ¿Los presentes le brindaron asistencia? ¿Qué relación tenía con esas personas? ¿Qué contenían el celular y el iPad de Natacha?

Anuncios

Muchas de esa preguntas al día de hoy todavía no tienen respuesta. Se habló de prostitución, consumo de drogas y hasta abandono de persona. Pero, lo cierto es que la causa sigue sin sentencia y Ulises y Antonella, su hija, continuan clamando justicia.

Por otro lado, cabe destacar que, para Natacha, el 2019 fue muy difícil desde el comienzo, ya que a los pocos días de iniciado el año, ella denunció que fue violada. Incluso, hasta se trató de buscar vínculos entre ese episodio y su muerte.

Ulises, su inseparable hermano, no se cansa de decir cada vez que tiene oportunidad, que quiere justicia para Natacha. Antonella, su hija mayor, sigue expresando, a través de las redes sociales, el dolor inconmensurable que le provocó la repentina muerte de su madre, y por supuesto, también está Valentín, el hijo menor de Natacha, que sólo puede apelar al consuelo de los recuerdos y el apoyo de su familia.

Anuncios

Deja un comentario