Antes del estreno de la cuarta parte, cinco datos desconocidos de «La Casa de Papel»

Ya se percibe el furor que existe entre los fans de «La Casa de Papel» por su llegada el 3 de abril a Netflix. Pocos son los datos que se conocieron sobre esta cuarta parte, más allá de algunas cosas que trascendieron en redes sociales.

Muchos son los interrogantes que hay que responder: ¿Descubrirá el Profesor que Lisboa está viva? ¿Habrá futuro para Tokyo y Río? ¿Triunfarán en su objetivo de salir del Banco de España?

Anuncios

Pero antes de que la ficción española se convirtiera en éxito, muchas fueron las dudas y contradicciones que tuvieron sus creadores a la hora de gestar el proyecto. Por ejemplo, se barajó varias veces la posibilidad de que Tokio no fuera la voz en off del relato.

Sin lugar a dudas, Berlín es uno de los más atractivos de la trama y hoy es imposible pensar en «La Casa de Papel» sin él. En un comienzo, algunos directivos de televisión le habrían pedido a los creadores que omitieran al personaje por su personalidad «corrosiva».

Arturito es uno de los protagonistas que más trascendió de la serie, más allá de los atracadores. Cuentan los que saben que Enrique Arce, el actor que le dio vida, no quería interpretarlo ya que también había audicionado para el Coronel.

La icónica careta de los atracadores de «La casa de papel» podría haber sido otra. Según el director de fotografía de la serie, Miguel Amoedo, se tuvieron en cuenta otros grandes personajes españoles, como El Quijote o Picasso pero finalmente se optó por el artista de Figueras.

Nairobi, Tokio, Berlín, Moscú…. Los personajes de «La casa de papel» no iban a tener nombres de países sino motes de delincuentes más «comunes». Los nombres iban a ser El Liti, El Dandi, Agustín, El niño y Silene…

Anuncios

Deja un comentario