La confesión de Denise Dumas: «Le pedí a mi papá desde el cielo que lo ayudara»

En el marco del balance del año Denise Dumas relató la dura experiencia que vivió junto a su familia tras contraer el coronavirus y contagiar a su suegro quien se encontraba conviviendo con ellos. “Nosotros no veíamos a nadie, pero estábamos viviendo con mis suegros acá en casa. El contagio a nivel personal fue terrible, sentimos culpa y tuvimos a mi suegro que dio una pelea enorme: Pasó 55 días con respirador, nosotros vivimos nuestro contagio con mucho miedo y mucha culpa”, confesó en diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad.

Denise Dumas en «Por si las moscas»- AM 1110

Asimismo confesó que “como familia fue un golpazo pensar que lo podríamos haber contagiado nosotros. Nosotros no veíamos a nadie, era horrible tratar de pensar dónde podríamos haber ido para traerlo”. Y reveló entonces que “para mi cumpleaños nos llamaron para contarnos que Charly (el padre de Martín Campi) llevaba 40 horas respirando por sí solo. Yo no tengo más a mi papá y le pedí al cielo, a él, que me traiga un buen regalo y pasó eso”.

Anuncios

“55 días en una terapia vestidos de astronauta, mirando a nuestro familiar por un vidrio, y se salvó.  Verlo bien es tan esperanzador. Me parece importante hablar de los que se salvan y de los médicos que no bajan nunca los brazos, no paran, no paran y los sacan adelante”, enfatizó en entrevista con el ciclo radial Por si las moscas.

Por otra parte se refirió a lo que fue el 2020 entre aislamiento y trabajo remoto y expresó que “fue intenso, estar solos en casa con lo chicos, limpiar, cocinar, ayudarlos a ellos…Yo soy muy mala maestra, fue muy difícil todo, soy muy mala con la tecnología y hasta un día me puse a llorar”. “Después ir al canal, en el medio me peleé con Marcela Coronel, el trabajo remoto. Una locura. Nosotros con José (Listorti) no nos podíamos ver por vocación al trabajo y en el medio tuve covid yo, y lo tuvo él”, recordó.

Para finalizar sostuvo que “profesionalmente el tema que teníamos que tocar en relación a la salud nos agotó, tratábamos de distraer a la gente, pero sin embargo la gente la seguía pasando muy mal”. “Martín (Campi) se quedó sin todos los laburos que proyectaba y de golpe, pero la llevó re bien. Al mismo tiempo, yo agradecida por tener trabajo, pero para mi era raro ir a trabajar y el mensaje que tenía que enviar, fue muy raro en ese sentido. Fue todo muy difícil para encontrar un equilibrio”, culminó.

Anuncios

Deja un comentario