Luego de su salida de «Bake Off», Belén mandó al frente a uno de los participantes más populares: «Las apariencias engañan»

Belén Pérez, segunda eliminada de Bake Off se refirió a la particularidad de esta temporada en la que los participantes cocinan diariamente y compiten para llegar a la gala de eliminación semanalmente con minutos extra. “Yo no sé cómo habrán sido las temporadas anteriores, con todo respeto a los demás participantes, siento que esta temporada de Bake Off es la más heavy porque son muchísimas más recetas, y mucho más volumen de pedidos y recetas”, consideró.

En diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad aseguró que “el que se consagre campeón en esta temporada, con todo respeto, creo que va a tener un logro muy importante. El que gane esta temporada va a tener una preparación muy importante por haber trabajado todos los días, en comparación a las otras temporadas”.

Anuncios

En esta línea también se refirió a las particularidades de esta semana, donde destacó la nueva formación del jurado y quiénes son los más exigentes. “La que a mi me daba más miedo era Pamela, es súper exigente y estricta a pesar de su modo tan dulce, te clava los ojos y siendo tan sofisticada, te sentís un horror. Para mí es la más exigente”, resaltó. Al tiempo que continuó: “Dolli (Irigoyen) es la más dulce, pero no es mala, lo hace para cuidarnos. Y a (Damián Betular) Betu te lo querés llevar a tu casa”.

Por otra parte se refirió al grupo de participantes y al vínculo que mantienen entre ellos: “Todos nos llevamos súper bien, y tenemos muy buena relación  pero hay grupitos”. “Yo no tenía mucha relación con Facundo, tiene muchas fans, pero es más reservado y distante, mira más de afuera. Se acerca a los que le parecen, no pegó mucha onda. Pero eso es la personalidad de cada uno. En el grupo es el más cerrado, no parece del grupo el que piensa somo todos compañeros. Las apariencias engañan”, reveló sobre el participante.

En tanto aclaró que entre los participantes no hay recelos contra Silvina, con quien se disparó una polémica por los cursos de cocina que realizó en el pasado: “Silvi también es más reservada, más de costado. Ella de a poco se fue largando y fue contando las clases que había hecho, y nos dimos cuenta que tuvo clases con los más grandes, contaba que se pagó varios cursos, no es que lo ocultaba, todo transparente, de hecho nos pasó recetas”.

Para finalizar confesó la exigencia de la competencia, y expresó que “esto exige muchas horas de estar grabando, y detrás de todos hay una vida y cosas que nos pasan. Cuando a alguno le agarra un llanto fuerte es porque venía teniendo momentos difíciles en su vida y la presión del programa le hizo juntar todo y estalló. La presión de la prueba fue la gota que rebalsó el vaso a las cosas personales que le estaban pasando”. “A muchos nos pasa, a mi cuando me puse a llorar por el triffle también me pasó una situación con mi hija en el jardín que me puse a llorar cuando me enfrenté a algo en el programa”, concluyó.

Anuncios

Deja un comentario