5 anécdotas sorprendentes que devela la docuserie de Bilardo

La docuserie BILARDO, EL DOCTOR DEL FÚTBOL cuenta con 4 capítulos de 45 minutos de duración cada uno y recorre la trayectoria profesional y personal del destacado entrenador: sus logros, anécdotas, obsesiones y la marca que dejó en el fútbol. Un contenido pensado para todos los fans, amantes del fútbol y para quienes quieran conocer más sobre la vida del “doctor” del fútbol, ese hombre que llevó a la gloria a la Selección Argentina y de alguna forma se redimió para siempre.

Dentro de la nueva docuserie hay cinco testimonios con anécdotas, impensadas, relatadas por sus propios protagonistas, figuras míticas del fútbol argentino e internacional:

Anuncios

Todo comunica: “Porque te explicaba tantas cosas de golpe, desde lo táctico, lo que él quería, nos tenía 2 ó 3 horas en la cancha, por ahí si te agarraba con manos en la cintura te decía que las bajes porque era un signo que veía el rival que vos estabas cansado. Si agachabas la cabeza, era demostrar al rival que vos no estabas bien, entonces cuando volvíamos al club después de estar 2 ó 3 días juntos decíamos es una locura que este hombre piense de esa manera. Algunos muchachos no aguantaron”, Jorge Burruchaga.

No pueden jugar con miedo: “Hizo una charla, y nos puso un ratito el partido de Camerún. Recuerden, televisor, videocasetera, nada de mucho control remoto ni tecnología, eran los 90’s, ¿no?,  después de que pasó un rato la grabación del partido, hizo una pregunta: ´¿Qué vieron?´ Bueno, algunos, obviamente primero Diego y luego otros jugadores empezaron a hablar, los dejó expresarse y después de eso se largó con un monólogo, diciendo:  ´No puede ser que jueguen así, no pueden jugar con miedo´, Sergio Goycochea.

De sol a sol: “Hubo un entrenamiento de 12 horas. Nos juntó el día anterior a todos los que íbamos a estar en el entrenamiento, la parte de staff digamos, y nos explicó qué quería hacer. Entonces vinieron los jugadores y ya los citó diciéndoles: ´Vengan acá a las 7 am, desayunen y se van a quedar acá todo el día. Hasta las 8 de la noche no terminamos´ jaj, las caras eran brillantes. Una de las famosas locuras de Carlos”, Octavio Manera.

Una marca indeleble: “Nosotros lo fuimos a ver antes de la pandemia, con todos los chicos, comimos con él y se largaba a llorar. Me acuerdo cuando le decíamos: ´¿Vos sabés loco lo que nos hiciste vivir? Que todavía hoy tenemos secuelas todos?´ y se largaba a reír un poco. Así que, como dije en mi programa, cada vez que alguien hable algo de Bilardo, que ahora no puede salir a defenderse, me va a encontrar a mí. No tengan dudas”, Oscar Ruggeri.

El pizarrón lo inventó Carlos: “El pizarrón en la televisión lo inventó Carlos, no lo inventó nadie más, lo inventó Carlos. Y después de la pizarra con marcadores pasó a los imancitos, se modernizó. Y hoy me imagino que está todo digital, pero bueno, todo eso eran cuestiones que lo movían a él. Pero lo movilizaban desde el lado de la docencia también, eh. A él le gustaba transmitir, no es que se guardaba algo. A él le gustaba transmitir lo que él veía, le gustaba decir : ´Mirá lo que encontramos”, Racino. 

Anuncios

Deja un comentario